Lucha

Indica lo bien que peleas. Tu destreza en la lucha afecta directamente a tu probabilidad de golpear con éxito, independientemente del arma que uses. La habilidad de lucha también proporciona un ligero bonus a tu habilidad de desviar ataques.

Dotes

  • Dote primaria de arma: es una dote que depende del arma que empuñes:
    • Balestra (10): espada, hacha, maza, pico. Realiza un tajo veloz seguido de un fuerte ataque. (Resetea el movimiento de ataque)
    • Brecha (0): sin arma, daga, estoque. Un ataque especial que produce daño reducido en 10-30% pero aplica Brecha en armadura al blanco, incrementando la penetración de los ataques que el objetivo recibe. (Resetea el movimiento de ataque)
    • Golpe raudo (0): lanza, alabarda. Un ataque rápido con daño reducido 20-35%.
    • Rayo cargado (10): [ver afinidad mágica].
  • Dote según posición de combate: es una dote que depende de si estás en posición ofensiva, neutral o defensiva:
    • Cargar (30): en posición ofensiva. Cargas a toda velocidad contra el objetivo, incrementando el daño del siguiente ataque en 20-40%, la probabilidad de crítico en 10%, y aturdiendo al oponente durante 1 segundo. (Resetea el movimiento de ataque)
    • Lanzada (20): en posición neutral. Un ataque en el que te estiras para alcanzar al blanco, incrementando tu rango de ataque para ese golpe. Este ataque causa un daño reducido en 25-50%. (Resetea el movimiento de ataque)
    • Defensa (0): en posición defensiva. Incrementa el éxito y la efectividad de las habilidades defensivas, como desviar, parar o esquivar, a costa de ataques más lentos.
  • Ráfaga (0). Incrementa significativamente la velocidad de ataque durante 3 a 5 ataques. El último ataque se hace muy lento. Durante la ráfaga, el daño de los ataques se reduce en 7-35%.
  • Provocar (15). Provocas a tu oponente, haciendo que se concentre en ti.
  • Pomo (30). Requisito: acabas de esquivar o parar. Intentas golpear al objetivo con el pomo de tu arma causando un 30-50% del daño, tras esquivar o parar un golpe con éxito.
  • Grito (45). Lanzas un grito de batalla que incrementa la velocidad de ataque y el daño de los que estén alrededor  [en desarrollo].
  • Barrido (60). Lanzas un golpe trazando un arco enfrente tuya, causando daño a todos los oponentes en el área.
  • Salto (60). Saltas hacia tus enemigos golpeando a los cercanos, y aumenta el daño del siguiente ataque en 25%.
  • Onda de choque (70). Golpeas el suelo con tu arma con increíble fuerza, empujando a todo el que esté cerca y causando daño. (Resetea el movimiento de ataque)
  • Ataque torbellino (80). Giras sobre ti mismo, causando daño a todo el que esté a tu alrededor [en desarrollo].