Leñador

Leñador

Leñador

El trabajo del leñador es simple, aunque la experiencia es clave para utilizar con eficacia el hacha de forma que la madera salga fácilmente y sin daños. Un buen leñador es el mejor amigo de los carpinteros, además de permitir una buena hoguera para cocinar o calentarse. Herramienta: hacha de leñador.
El leñador puede cortar leña de los árboles para hacer fuego o construir objetos de madera. Es una habilidad basada en fuerza, para la que se necesita un hacha de leñador.

  • Madera. La madera normal sirve para fabricar multitud de objetos: mobiliario, objetos decorativos, escudos, bastones, varitas, antorchas, cañas de pescar, etc. También las cabañas de madera y algunas recetas de herrería o peletería requieren piezas de madera. No obstante, para las armas a menudo el uso de maderas especiales puede ofrecer mejoras significativas.
  • Roble. La madera de roble permite añadir mayor durabilidad a armas como bastones y arcos, y a los escudos fabricados con esta madera. Su alto contenido en taninos la hace resistente a hongos e insectos. La madera de roble también es apreciada para algunos mobiliarios nobles y para la construcción de barcos, así como para los barriles de vino.
  • Nogal. La dura madera del nogal permite armas y escudos aún más fuertes y resistentes que el roble. También es una madera muy apreciada para pomos y piezas de armas de metal y para instrumentos musicales.
  • Tejo. El lento crecimiento y la elasticidad del tejo hacen de su madera una de las más deseadas para la construcción de arcos y cabezas de lanzas.
  • Álamo yag. Este mítico árbol, venerado por los elfos, dota a los objetos elaborados con su madera de propiedades magníficas, aunque su utilización sólo está al alcance de los más afamados carpinteros.